Apoyando a las Aves Playeras en su Hogar de Verano en el Hemisferio Sur

Monica Iglecia, Maina Handmaker, Rob Clay, y Brad Winn

La base de sus largos y delgados picos parecía aún más rosada en la suave luz anaranjada del ocaso. Con un sol que se ponía tan tarde, a menudo seguíamos buscando aves playeras hasta las nueve y media de la noche. En los humedales costeros de la isla de Chiloé, Chile, estábamos sentados en una playa rocosa a 41.9 grados sur, la latitud casi exactamente inversa a Plymouth, Massachusetts. Pero mientras las orillas de la Bahía de Cape Cod estaban atrapadas por el hielo, nos quedamos maravillados mirando en silencio cómo una bandada de Zarapitos de pico recto (Limosa haemastica)  se reunía para dormir.

Este grupo de Zarapitos se reproduce durante el verano Boreal en Alaska, a más de 10,000 millas al norte. La isla de Chiloé es el destino no reproductivo de la mayoría de las hembras de Zarapitos de pico recto que pasan el invierno en la costa del Pacífico. La ensenada donde observamos estas aves es parte de los Humedales Orientales de Chiloé, un sitio de la Red de Reservas de Aves Playeras del Hemisferio Occidental que colectivamente protege casi 4,700 acres de áreas de descanso y alimentación cruciales para estos viajeros épicos.

En enero de 2018, la División de Gestión de Hábitat de Manomet y el personal de la Oficina Ejecutiva de la RHRAP viajaron a Chile para impartir dos Talleres de Ecología, Conservación y Manejo de Aves Playeras, uno en Santiago y el otro en la isla de Chiloé. Estos primeros talleres de 2018 se basaron en los éxitos de talleres recientes en América del Sur, en Bahía Samborombón y Bahía Blanca en Argentina en 2017, y Lagoa do Peixe y Banco dos Cajuais en Brasil en 2016. Estos talleres conectan a los participantes con una amplia red de socios en la conservación de las aves playeras en las Américas, fortaleciendo la comprensión local de la ecología de las aves playeras, creando grupos de conservación e inspirando esfuerzos a largo plazo para implementar acciones de manejo beneficiosas.

 Santiago workshop participantsParticipantes del taller de Santiago frente a la Universidad de Santo Tomás

El primer taller se realizó en la capital chilena, Santiago. Este taller fue organizado en colaboración con la Universidad de Santo Tomás y el Centro Bahía Lomas. Los 23 participantes representaban a 15 organizaciones diferentes, incluido el Ministerio del Medio Ambiente y una variedad de organizaciones sin fines de lucro. Juntos, influyen o manejan directamente más de 1,000 acres de hábitat de aves playeras. El personal de Manomet lideró sesiones sobre identificación de aves playeras, estrategias de migración, tecnologías de seguimiento, monitoreo poblacional y buenas prácticas de gobernanza. Presentadores locales invitados mostraron una serie de proyectos, desde un esfuerzo nacional de ciencia ciudadana que produjo el Atlas de las Aves Playeras de Chile, hasta proyectos de monitoreo a largo plazo, como la investigación de Playero ártico realizada por Carmen Espoz en el sitio RHRAP de Bahía Lomas en Tierra del Fuego. Este sitio cerca de Punta Arenas es el lugar de invernada más crítico en Suramérica para la subespecie rufa de Playero ártico que está en peligro de extinción.

“Nos complace haber colaborado en esta importante iniciativa”, dijo Espoz después del taller. “Estoy agradecida por la oportunidad que me brindó el taller de presentar el progreso que hemos logrado en la gestión del sitio de la RHRAP en Bahía Lomas … ¡Espero poder ofrecer este taller en noviembre, en Punta Arenas!”

the workshop was really“El taller fue realmente enriquecedor. “No solo me permitió conocer gente nueva, sino compartir experiencias para reproducirlas en nuestros lugares de trabajo … Aprendimos nuevas herramientas para ayudar a la conservación de aves playeras migratorias, pero lo más importante, herramientas para diseminar esta información a la comunidad: para que cada uno de nosotros, con nuestro propio grano de arena, pueda ayudar a proteger estas aves “. -,” Participante de Santiago, Francisca Rojas, bióloga en la Estación de Investigación Marina Costera – un laboratorio de investigación y enseñanza en la Pontificia Universidad Católica de Chile que tiene un área marina protegida asociada. Foto: Maina Handmaker

Sebastian Herzog, Oficial del Programa de Alianzas Internacionales de la Sociedad Nacional Audubon en Chile, habló sobre los impactos del cambio climático en las poblaciones de aves, reconociendo que la Estrategia de Conservación de Aves Playeras del Pacífico de América caracteriza el cambio climático como una amenaza “Muy Alta” para las aves playeras en Chile. Los participantes identificaron las amenazas más apremiantes en sus propios sitios, y se dividieron en grupos para desarrollar estrategias para abordar tres desafíos generalizados: perros sueltos, tráfico de vehículos en las playas, y polución y contaminación. Los grupos analizaron estas amenazas en objetivos específicos y acciones concretas mientras discutían la información que necesitaban reunir, los socios y las alianzas que esperaban cultivar, y pensaban en los próximos pasos tangibles a seguir. La energía y experiencia intercambiadas durante estas discusiones grupales fue un punto culminante del taller.

El taller de Santiago terminó con una mañana en el estuario del río Maipo en el sitio de la RHRAP justo al sur de uno de los puertos más concurridos de Chile. El grupo practicó la identificación de especies y la estimación de tamaños de bandadas en un contexto de desarrollo industrial, observando Playeros blancos, (Calidris alba), Perritos (Himantopus mexicanus), Pilpilén común (Haematopus palliatus), Playero vuelvepiedras (Arenaria interpres), Zarapitos comunes (Numenius phaeopus) y tres especies de playeros del género Calidris, incluida una rareza chilena, el Playero enano (Calidirs minutilla). El sitio fue un ejemplo perfecto de muchas de las amenazas discutidas en el taller, pero también demostró que un humedal urbano protegido puede crear un oasis para las aves playeras migratorias.

Santiago participants practiceLos participantes del taller de Santiago practican la estimación de bandadas y la identificación de especies con Monica Iglecia en el sitio de la RHRAP Desembocadura y Estuario de Río Maipo.

Chiloe Workshop participantsParticipantes del taller de Chiloé en el subsitio de la RHRAP Caulín

Crossing the Chacao ChannelCruzando el canal de Chacao desde el continente de Chile a la isla de Chiloé con vistas a los volcanes andinos. Foto: Monica Iglecia

El segundo taller se realizó a 700 millas al sur en Ancud, en la costa norte de la isla de Chiloé. Antes de cruzar el Canal de Chacao a la isla, visitamos el sitio RHRAP Humedales de Maullín con Claudio Delgado, el director de nuestra organización asociada local Conservación Marina. Una manada de delfines de Peale apareció justo en la orilla cuando vimos un grupo de Playeros de Baird mezclarse perfectamente en la playa. La marea subió por encima de los planos lodosos, y vimos cientos de Zarapitos comunes entrar a sus zonas de descanso mientras nuestra pequeña panga nos llevaba río abajo.

En 2010, la RHRAP, Manomet y National Audubon ayudaron a lanzar el Plan de Conservación de las Aves Playeras Migratorias de Chiloé con una coalición de socios locales, nacionales e internacionales. Apenas unos meses antes de este taller, Diego Luna Quevedo impartió un taller de Buena Gobernanza para ayudar a promover los objetivos del Plan de Conservación. El taller de Chiloé fue otra parte clave de la implementación de la Fase Cuatro de este plan de Conservación, respaldado por la Fundación Packard e implementado por Manomet, Audubon y los socios locales CECPAN y Conservación Marina.

Los 17 participantes en el taller de Chiloé representaron a 11 organizaciones diferentes. Eran personal de ONG locales y gobiernos provinciales, líderes municipales, autoridades de turismo, biólogos y propietarios  privados, que representaban más de 5,000 acres de hábitat de aves playeras en el archipiélago. Luis Espinoza, un profesor que ha estado estudiando Zarapitos de pico recto en Chiloé por más de tres décadas, reveló los resultados de su reciente investigación. Espinoza presentó mapas de rutas de Zarapitos de pico recto a partir de rutas de transmisores satelitales- no solo descubrió sus rutas de migración y sitios de escala entre Chiloé y Alaska, sino también sus movimientos para encontrar las áreas de alimentación y descanso más importantes de la isla. Este intercambio de datos motivó a un participante del taller a explorar el proceso de expansión del sitio de la RHRAP para incluir un lugar importante adicional identificado por la investigación de Espinoza.

 We were delighted“Estuvimos encantados de participar en el taller en Chiloé. Nos permitió aprender, reforzar y compartir ideas con los involucrados en aves playeras, conservación y ordenanzas, temas en los que hemos estado trabajando durante años en Curaco de Vélez “. – Luis Espinoza, Participante y Presentador, Taller Chiloé. Foto: Maina Handmaker

Tuvimos la suerte de apoyar a varios participantes del taller en un festival de aves playeras después del taller, en la ciudad de Curaco de Vélez, uno de los subsitios de la RHRAP en la isla de Quinchao. Claudio Delgado habló sobre los esfuerzos de Conservación Marina para proteger el hábitat de las aves playeras; Luis Espinoza lideró grupos de todas las edades para observar aves playeras en el subsitio cercano de la RHRAP, Chullec. La participante del taller Carolina Vidal, que trabaja para el departamento de turismo del gobierno provincial de Chiloé, habló sobre el orgullo que la comunidad siente por ser el hogar de tantos Zarapitos (el nombre común chileno tanto para las Zarapitos de pico recto como para su primo de pico curvo, el Zarapito común) en el verano austral La celebración incluyó actuaciones musicales, artesanías tradicionales y el famoso plato de mariscos curanto de Chiloé.

In the immediate term“A corto plazo, parte de las lecciones [del taller] se integrarán en un manual de buenas prácticas de acuicultura que estamos desarrollando para ayudar a mitigar su efecto negativo en el hábitat de los Zarapitos pico recto en Curaco de Vélez, y también para construir capacidad con empresas que desarrollan infraestructura costera que puede afectar a las aves playeras. Es importante que este tipo de talleres conecte a los socios de la red e incluya vecinos y amigos de los sitios, porque aumenta la comprensión y el debate sobre la posibilidad de acciones colaborativas”. Claudio Delgado, director de Conservación Marina, visto aquí observando aves Sitio de la RHRAP Maullín con personal de Manomet. Foto: Brad Winn.

Desde que terminó el taller, hemos continuado trabajando con los participantes para compartir información y orientación para ayudarlos a alcanzar sus objetivos de conservación de aves playeras. Sol Bustamante está a cargo de la Región de los Lagos de Chile por parte del Ministerio de Medio Ambiente federal. Ella quería mostrar las aves playeras de Chiloé en iniciativas educativas, materiales turísticos y en presentaciones a la Mesa Redonda Provincial de Humedales, así que hemos compartido fotos de Zarapito de pico recto, Zarapito común y especies residentes como la Becasina comúny Queltehue común para su uso en folletos informativos. Maribel Díaz compró recientemente una propiedad en la costa de la bahía de Pullao, y reconoció que miles de aves playeras descansaban en las marismas frente a su tierra. El equipo de Gestión de Hábitat la visitó después del taller para analizar las oportunidades de manejo de su sitio para aves playeras. Junto a la propiedad de Maribel, se encuentra el principal sitio de descanso de la bahía de Pullao, un área recientemente adquirida por Audubon que pertenece y es administrada por nuestra organización asociada Centro de Estudio y Conservación del Patrimonio Natural. Alrededor de la ensenada de esa propiedad se encuentra Refugio Pullao, un albergue de seis habitaciones que trabaja para conectar a los huéspedes con la maravilla de las aves playeras migratorias, propiedad de Carlos Grimalt, otro participante en el taller. La bahía de Pullao es otro de los humedales que conforman el sitio de la RHRAP en Chiloé. En nuestros últimos días en la isla, nos quedamos con la boca abierta, ya que casi 10.000 Zarapitos de pico recto se reunieron para descansar durante la marea alta en la Bahía Pullao.

Los Talleres de Ecología, Conservación y Manejo de Hábitat de Aves Playeras en Chile avanzaron para fortalecer las asociaciones y cultivar nuevas conexiones, vitales para mantener áreas protegidas para las aves playeras como Bahía Pullao, Maullín y el Estuario del río Maipo. ¡La planificación ya comenzó para futuros talleres en el sur de Chile!

A Whimbrel works onUn Zarapito común con su cena en los humedales cerca de Ancud, Chiloé. Foto: Maina Handmaker

A flock of HudsonianUna bandada de Zarapitos de pico recto en los humedales de Quilo en la isla de Chiloé. Foto: Brad Winn

An inquisitive BairdsUn inquisitivo Playero de Baird camina por la costa cerca de Ancud en la isla de Chiloé. Foto: Monica Iglecia

¡Mira más fotos de nuestros talleres de Chiloé y Santiago en el Facebook de Manomet!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>